Tres claves para una piel saludable

Por Galiana Legorburu (El Mundo)
Fecha: 07/04/2016

No solo los ojos son el reflejo del alma. La piel también lo es. Es nuestra carta de presentación, y su estado revela mucha más información sobre nosotros mismos de lo que pensamos.

piel-520x330.jpg

Sin embargo, solo el 21% de la población acude a las revisiones dermatológicas de sus lunares, y otro 20% convive con dermatitis atópica, según los datos aportados por la Academia Española de Dermatología y Venereología. Una situación que no solo perjudica la apariencia de nuestra piel, sino que también pone en riesgo la salud. Por ello, el doctor Román Barabash Neila recomienda seguir estos tres consejos para conseguir una piel saludable.

Protección solar (no solo en la playa)

No son pocas las personas que relacionan protector solar con tomar el sol en la playa o la piscina. Sin embargo, aunque se traten de exposiciones menos directas, el sol sigue afectando a nuestra piel si paseamos a determinadas horas del día, y más aún con la llegada del buen tiempo. Como explica el experto, es imprescindible proteger la piel del sol para prevenir la aparición de cáncer cutáneo y evitar el fotoenvejecimiento. Y las dos maneras de hacerlo son, primero, evitar la exposición solar en las horas centrales del día y, por otro lado, utilizar un protector solar de factor alto. «Es muy importante aplicarlo de forma adecuada, así como renovar los protectores que tengan más de un año, ya que suelen tener una vida útil de 12 meses», advierte.

  • El protector debe aplicarse al menos treinta minutos antes de la exposición.
  • Si se está tomando el sol, es necesario volver a aplicarlo pasadas dos o tres horas, y repetirlo siempre tras el baño, un momento de sudoración o después de haberse secado con la toalla.
  • La cantidad importa. «Para un adulto medio, la cantidad adecuada sería de 35 mililitros», asegura el experto.
  • Incorporar el protector a la rutina diaria. «Es conveniente usarlo todos los días, independientemente del tiempo que haga. De hecho, hasta el 40% de la radiación ultravioleta llega a la tierra en un día completamente nublado, por lo que, aunque no notemos el sol, nos afecta igual», asegura Barabash Neila.

Revisiones periódicas de lunares y manchas

Cuando se trata de la salud, es mejor prevenir que curar. Por eso, el experto insiste en la importancia de acudir a las revisiones dermatológicas periódicas con el fin de comprobar el estado de las manchas o lunares de la piel y evitar así futuros problemas de salud. «Solo el 21% de la población acude al médico para revisar sus manchas, y normalmente lo hacen las mujeres de piel clara. Sin embargo, el resto de pieles no quedan exentas del riesgo de padecer estas afecciones», aclara Barabash Neila. De hecho, el melanoma es un cáncer de piel muy agresivo y que ha aumentado considerablemente en las últimas décadas, siendo el segundo tumor más frecuente en EEUU en varones de entre 30 y 50 años y el primero más frecuente en mujeres de entre 20 y 40 años.

La piel, mejor mimada e hidratada

El cuidado de la piel debe hacerse con el mismo mimo con el que cuidamos el cabello, hacemos ejercicio, o mantenemos una dieta saludable. Y sobre cómo hacerlo, el experto hace dos recomendaciones:

  • La hidratación diaria de la piel es un ‘must’ que el experto aconseja seguir bajo cualquier circunstancia. Beber mucha agua y aplicarse cremas hidratantes es un hábito que debería formar parte del día a día de cualquier persona, aunque más aún en aquellas que tengan algún tipo de dermatosis.
  • La limpieza debe ser suave y con productos adecuados. Lavarse en exceso o utilizar productos muy agresivos puede acabar perjudicando la salud de la piel. Por eso, es imprescindible recurrir a productos testados dermatológicamente y evitar ducharse con agua demasiado fría o caliente. «Lo ideal es el agua tibia y no ducharse más de una vez al día, ya que esto aumentaría la deshidratación de la piel. Y es que la piel pierde el 25% de su hidratación natural durante la ducha», asegura el experto.

Por otro lado, la doctora Marina Rodríguez Martín, advierte que las patologías dermatológicas son las más comunes en niños. Por ejemplo, asegura que el 20% de la población infantil es víctima de la dermatitis atópica, manifestada en eczemas en distintas partes del cuerpo dependiendo de la edad. En los menores de cinco años, añade, es más común el ‘molluscum contagiosos’, una infección vírica que se transmite por contacto (ya sea directo o a través de objetos) y cuyo tratamiento suele ser lento y complicado. Y además de las verrugas víricas, que afectan a otro 10% de la población, existe otra afección menos conocida, el impétigo, que afecta a los niños durante los meses de verano. «Se produce por una bacteria llamada estafilococo aureus y es altamente contagioso, pudiendo llegar a producir algunos subtipos de esta infección ampollas a lo largo de la piel de la cara, los brazos o el tronco», explica la experta.

Esta entrada fue publicada en Noticia y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s